Cómo conseguir ambientes interiores más confortables y saludables

Las condiciones de habitabilidad del hogar o el lugar de trabajo están determinadas en buena parte por el grado de iluminación solar que penetra en su interior. Pasar mucho tiempo en lugares constantemente iluminados con luz artificial puede generar a largo plazo agotamiento, situaciones de estrés y cuadros depresivos.

Casi una cuarta parte de la energía que consumimos en el hogar se destina a la iluminación de los diferentes espacios que lo forman, y, aunque es muy necesario utilizar bombillas de bajo consumo, sensores de presencia y otros métodos para moderar el consumo eléctrico, es incluso más importante estudiar las condiciones del hogar para aprovechar al máximo la luz solar.

decoración

En muchas ocasiones, destinamos el espacio más grande e iluminado de la casa al salón, un lugar de celebración y reunión, pero no caemos en la cuenta que en muchas ocasiones, el salón es un espacio que no usamos mucho tiempo durante la jornada laboral. Si tienes una oficina, una sala de estudios, una consulta o un despacho en casa es mucho más interesante dedicar la estancia más luminosa a ese uso, siempre que sea posible.

En el caso de que las condiciones arquitectónicas de la vivienda no lo permitan, existen algunas soluciones ingeniosas que pueden hacer dirigir la luz hacia la zona de la cada que nos interese.

Un ejemplo de ello son los paneles separadores, los tradicionales biombos, de ese modo, conseguimos que la luz se quede en la parte de la habitación que nos interese, y de algún modo también logramos reducir el consumo de energía eléctrica.

En otras ocasiones es posible “conducir” la luz solar que llega a la vivienda a través de pantallas reflectoras. Estas pantallas se utilizan en los estudios de fotografía para iluminar los objetivos de forma indirecta pero con luz natural.

Otro aspecto muy a tener en cuenta es el grado de confortabilidad de la vivienda, aprender a combinar los elementos y trabajar con el color y la luz natural puede ayudarnos a recrear ambientes más confortables y saludables en la vivienda.

El color es uno de los elementos vitales para crear un ambiente sano dentro de una vivienda. Las dimensiones de un cuarto, la profundidad, la sensación de volumen y su luminosidad pueden variar en función del color que elijamos para decorarlo.

Como norma general debemos tener en cuenta que los colores intensos tienden a achicar los espacios y limitar el campo de visión. Si además son oscuros pueden crear ambientes agobiantes. En cambio, los colores intensos sí son una buena opción para hacer más acogedor un espacio grande, como un garaje o un almacén, pues propician la sensación de mayor dominio sobre el espacio.

Si tenemos una habitación pequeña, el mejor modo para dar sensación de amplitud es decorarla con tonos pastel, tonos suaves, tonos luminosos. Con los techos ocurre igual, un techo oscuro nunca es una buena elección, transmite opresión, da la sensación de que se va a caer encima.

Como conclusión, a la hora de decorar la vivienda debe prevalecer el sentido de la armonía, la habitabilidad y la búsqueda de la eficiencia energética, que, por otra parte, nos ayudará a ahorrar dinero.

No se trata de iluminar menos, sino de hacerlo mejor, y a ser posible de manera natural. Es decir, practicar la ecología doméstica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s